Cine de Animación en Argentina

LAS INDUSTRIAS CULTURALES

Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS DIGITALES,

tensiones y transformaciones.

Análisis de tres casos: el Vocaloid,

el Cine de Animación en la Argentina

y el Dominio Público. 

 

ADRIANA CANABAL 

 

EL ESTANTE/HISTORIAS DIGITALES

 

Ilustración y armado de tapa: MACTOON

Todos los derechos reservados.

Este libro no puede ser reproducido, total o parcialmente, por ningún método gráfico, electrónico o mecánico, incluyendo los sistemas de fotocopia, registro magnetofónico o de alimentación de datos, sin expreso consentimiento de los titulares del Copyright. 

1º Edición, julio del 2018

ISBN :978-987-4940-07-0

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723 

Cantidad de ejemplares: 20.- 

ã María Adriana Canabal

ã 2018, Ediciones El Estante/Historias Digitales 

www.mactoon.com.ar

________________________________________________________

Canabal, María Adriana

   Las industrias culturales y las nuevas tecnologías digitales, tensiones y transformaciones, análisis de tres casos : el vocaloid, el cine de animación en la Argentina y el dominio público / María Adriana Canabal ; ilustrado por Mactoon. – 1a ed . – Ciudad Autónoma de Buenos Aires : El Estante, 2018.

   CD-ROM, PDF

   ISBN 978-987-4940-07-0

  1. Cultura Digital. 2. Industria Cultural. 3. Estudios Culturales. I. Mactoon, ilus. II. Título.

   CDD 306 

Fecha de catalogación: 18-07-2018

 

 

La Industria de la Animación en la Argentina y su transformación a partir de las nuevas tecnologías informáticas y de digitalización de datos

 

En la nota realizada a Luis Puenzo, (director argentino de cine, de larga trayectoria y ganador de un premio Oscar) publicada en la revista “Nuestra Cultura” (2011) ante la consulta del entrevistador sobre las propuestas del MICA y de si “¿pueden surgir cruces interesantes entre las Industrias Culturales?”, Luis Puenzo responde que su productora está conformada por cuatro empresas, una de ellas “especializada en lo digital y que hace poco empezó a hacer videojuegos y animaciones” (s.f. , 2011, p. 7) . A su vez, Juan José Campanella, otro director argentino ganador de un Premio Oscar, incursiona en el Cine de Animación con su producción “Metegol”, una coproducción español que se realizará en 3D (s.f. , 2010).

¿Qué puede llevar a que dos directores argentinos, ambos premiados y reconocidos mundialmente, elijan la Industria de la Animación? Para ello quizás haga falta comprender un poco las características de esta Industria Cultural en nuestro país y sus necesidades

La Industria de la Animación estuvo en sus inicios confinada al ámbito de la realización artesanal y la producción en material fílmico, ya sea tanto para su exhibición cinematográfica como televisiva. En la Argentina dicha producción tuvo su aplicación mayormente en el ámbito de la publicidad y de forma esporádica en el cinematográfico. La emergencia de nuevas tecnologías tanto en el plano de las telecomunicaciones como en la informática, la democratización del uso del ordenador personal y la digitalización de procesos de producción llevó a extender, a partir de la década del ‘90 las áreas de aplicación de la Industria de la Animación, a crear nuevos campos de injerencia y a modificar sustancialmente los ya existentes. Para Claudio Rama, “la digitalización es la nueva locomotora de la economía mundial que arrastra tras de si al conjunto de elementos del sistema imponiendo una adaptación de todos los aparatos de comunicación, cultura e información y redefiniendo el rol de cada uno de estos en función del nuevo paradigma” (Rama, Claudio:2003). La producción de la Animación en la Argentina se ha visto directamente afectada en cada uno de los puntos que nombrados.

Los procesos de globalización de los medios de comunicación, junto con la ampliación, crecimiento y diversificación del mercado del entretenimiento, sumado al desarrollo y avance en el área de telecomunicaciones ha generado y abre a futuro un panorama que debería ser analizado en cuanto a las posibilidades de esta industria en crecimiento y expansión.

 

 

– Breve reseña sobre la Industria de la Animación en la Argentina

 

La argentina cuenta en su haber con ser el país donde se realiza por vez primera una producción animada: en noviembre 1917 Quirino Cristiani, con producción de Valle, estrena el film “El Apostól”, producción de dibujos animados totalmente artesanal cuyo tema era la sátira y crítica política a la administración de Yrigoyen, de la cuál no se conservan copias. En la 1931 estrena su último largometraje sobre la presidencia Irigoyen, titulado “Perudópolis”, el primero sonoro en la historia (Di Núbila 1960, s.p.) .

En la década del ‘40 en nuestro país se realiza un medio metraje llamado “Upa, en apuros” con los conocidos personajes de Dante Quinterno. Durante las décadas del ‘50 y del ‘60 crecerá la producción en el terreno de la publicidad debido principalmente a la aparición de la televisión en la Argentina. A finales de los ‘60 un estudio que se dedicaba a la producción de dibujos animados para publicidad, “García Ferré Producciones”, llevará a cabo la primera serie de cortos para televisión, cuyo formato de exhibición será de un minuto diario. La serie, llamada “Las aventuras de Super Hijitus”, tuvo gran éxito y en la década del 70 el estudio realizará los primeros largometrajes de dibujos animados en la Argentina con sistema y organización de producción industrial, ya no de forma artesanal como sus predecesores. En 1981 se estrena “Ico, el caballito valiente” de la misma productora. A lo largo de la década del ’80 no se vuelven a realizar producciones cinematográficas y comienza a disminuir la producción publicitaria.

La poca producción de la Industria sin embargo había formado un plantel reducido de mano de obra calificada y la diferencia de la moneda argentina con el dólar hizo que una serie de producciones de estudios americanos y europeas se realizaran en nuestro país, suceso que se descontinuó durante la década del ’90 y se reanudó de forma esporádica a partir del 2001. Hasta ese momento la mayor injerencia de la industria era en el ámbito del dibujo animado, realizándose pocas y aisladas experiencias en otras técnicas, principalmente cortometrajes de producción independiente de estudiantes y realizadores de la Escuela de Cine de Animación de Avellaneda.

La producción de la Industria desde sus inicios estuvo marcada por la falta de continuidad de sus producciones, concentrándose el mayor volumen de producción, como así también la mayor cantidad de profesionales, en el área de la Capital Federal.

 

 

– Desarrollo de la informática, transformación de la Industria

 

En la década del 80, y debido en particular al crecimiento del video juego y las consolas, se comienza a desarrollar un tipo de gráfica dentro del campo digital. El surgimiento de los pequeños ordenadores como el Atari y la Commodore 64 traerá entre sus prestaciones el desarrollo de imágenes gráficas posibles de ser “animadas”.

Ya a finales de la década del 80 y principios del 90 la computadora personal o PC comenzará lentamente un proceso de masificación (proceso que hoy mismo continúa impulsado por los mismos gobiernos ante la amenaza de la llamada “brecha digital”).

Del AutoCAD (programa para desarrollo de dibujo arquitectónico y diseño industrial) y como producto de la experiencia de su uso, derivará la generación de objetos de tres dimensiones, los cuáles mediante un artificio del programa (desplazamientos y movimientos de cámara) crearán la sensación de que pueden “moverse”, dando así inicio a la llamada animación 3D.

A finales de los ‘80 y principios de los ‘90 las computadoras para diseño de imagen y creaciones animadas o efectos especiales estaban limitadas a modelos específicos y de un alto costo, destacándose las llamadas “Silicon Graphics”. El primer canal que contó con un centro de animación gráfica digital fue “Canal 13”, el cual a principios de la década del ‘90 contaba con 6 máquinas de este tipo.

La generación de imágenes digitales posibles de ser movidas y modificadas, junto con la posterior incorporación de la edición digital en televisión, modificó varios elementos de la producción televisiva, principalmente lo que serían las aperturas, separadores e información de pantalla de los programas. Hasta principios de 1990 los separadores o títulos de los programas se realizaban en cartones con letras estándar pegada y se incorporaban a la imagen mediante la captación directa de una cámara. En el transcurso de unos pocos años esto se modificó radicalmente, pasando a ser la “Motion Graphics” una herramienta fundamental en la construcción de la imagen, la estructura y la dinámica de los programas de televisión, como también de la imagen e identidad de los canales. Su aplicación también se extendió a la publicidad y a la industria cinematográfica.

Si el primer suceso que afecta a la producción animada es la generación de imágenes digitales, el segundo gran impacto es sin duda el gran avance que en la última mitad de la década del ’90 sufre la PC y que llevó a la democratización de la producción y el uso de animaciones digitales, transformando también los procesos de posproducción de las disciplinas tradicionales. Lo que antes estuvo limitada a computadoras altamente especializadas, con el avance de la tecnología de la PC y en el término de unos pocos años, pudo ser llevado a computadoras de uso hogareño y de bajos costos de adquisición. Esto fue acompañado con el desarrollo intensivo de software específico a las nuevas necesidades y aplicaciones, así es cómo surge la línea de “Adobe”, de la compañía “Macromedia”, relacionada con el tratamiento de la imagen en todas sus áreas (la fotografía, el diseño gráfico, la edición, y la creación de efectos animados).

El crecimiento de la red de internet y lo multifacético de sus usos también permitió diferentes aplicaciones a las nuevas técnicas de animación digital en sus modos 3D y 2D: todo un campo de sitios webs y de contenidos surgía para ser poblados con imágenes que sedujeran y atrajeran a los nuevos navegadores de la red. Debido a ello surgieron programas específicos como el “Flash”, Lamb también de la compañía “Macromedia”, el cuál, debido a lo específico de sus herramientas, crea una nueva estética y concepción en el campo.

Correlativamente en la argentina crece y se desarrolla la televisión por cable o privada, dando lugar al surgimiento de nuevos canales y nuevos programas, los cuáles requieren de las técnicas de animación digital para sus productos. Tanto en el ámbito de la televisión como en el cinematográfico, la tecnología digital va reemplazando poco a las clásicas (edición, sonido, post producción).

En los últimos 10 años la expansión de las comunicaciones, el entretenimiento y las tecnologías digitales sobre todo en el área de televisión y cine no sólo han creado nuevas áreas para la Industria de la Animación, sino transformado radicalmente las originarias. La producción de dibujos animados tradicional es ahora llamada 2D y si bien durante la década del 90 se vio afectado parte de su proceso por el surgimiento de las posibilidades técnicas digitales (composición, pintura, fondos, sonido) es en la primera década del 2000 cuando se desarrolla un software específico de la compañía canadiense “Toon Boom”, quién había iniciado una década antes el desarrollo de programas destinados a la realización de animación 2D, siendo el “Toon Boon Studio” un programa para animación hogareño. En la primera década del 2000 saca al mercado un programa de animación profesional llamado “Harmony” que permitirá el proceso de tres niveles de producción juntos o alternativos: el tradicional, el digital y el llamado transdigital, que reunirá ambas técnicas de producción, sin embargo el software más utilizado para pos producir animación 2D en la argentina es el After Effects seguido del Flash, y en animación 3D el software “Maya”. En la Argentina, luego de varios años de realización, se estrena en el 2010 el film “Plumíferos”, la primera producción de animación 3D realizada en software de código libre.

El inicio de la Industria de la Animación tuvo características claramente artesanales, introduciéndose a partir de la década de los 60 y 70 métodos industriales de producción (división del trabajo, estandarización del sistema de producción).

La revolución digital y los avances en el campo de las telecomunicaciones, como dice claudio Rama:

 

“no sólo están cambiando sustancialmente las formas de producción sino que además sectores completos vinculados con la información, la cultura y la comunicación se reestructuran como industrias simbólicas cuya producción se puede digitalizar, constituyendo los ejes dinámicos que movilizan la acumulación de capitales en el escenario de una profunda revolución planetaria” (Rama 2003, p. 37)

 

Las nuevas tecnologías y los avances en la industria informática acompañadas por la evolución de las telecomunicaciones y la expansión de internet como medio de trasferencia de datos, dentro del marco de la expansión de los mercados de los medios de comunicación y las industrias del ocio y el entretenimiento, produjo grandes cambios tanto a nivel estéticos y del lenguaje, como así también transformaciones en la producción, distribución y soportes, afectando directamente todas las áreas de la industrias, incluso facilitando el trabajo desterritorializado. En la actualidad la realización se puede llevar acabo de forma independiente a un ámbito local, pues los datos de la misma, al ser digitales, pueden ser transferidos vía internet a cualquier lugar del mundo.

 

 

– Algunas características de la producción interna

 

A partir del avance en tecnologías digitales y el desarrollo de la llamada “sociedad de la comunicación”, el mercado interno y externo de la industria de la animación se vio modificado y ampliado.

Modificado en el sentido que antes se ha descripto y ampliado en cuanto a que a realizaciones publicitarias y las producciones cinematográficas esporádicas, se agregaron las producciones para productos multimediales (cd educativos, informativos, entretenimiento), la producción de animaciones para videojuegos, las gráficas animadas para programas, canales y publicidades, gráficas animadas para internet, productos para capacitación y comunicación interna de empresas, producción de contenidos animados para televisión e internet, sumado a la nueva producción de insumos para telefonía celular.

Las diferentes áreas en las que se puede dividir esta industria emplea diferentes tipos de trabajadores: desde los más vinculados con un trabajo artístico (dibujantes, animadores stop motion), hasta los que pueden definirse como técnicos (operadores de “Motion Graphics”). En general el trabajo se encuentra signado por el tiempo que duran las producciones, pudiéndose dividir entre aquellos trabajadores que son contratados por empresas con flujo de trabajo continuo y aquellos cuyos trabajos se vinculan con producciones puntuales (contratos por tiempo determinado). Otra forma de trabajo bastante común es el cuentapropista o trabajador autónomo.

Los gremios que con más frecuencia intervienen o a los que se adhieren los trabajadores contratados son los diferentes sindicatos de los trabajadores de la televisión y el sindicato de los trabajadores de la industria cinematográfica (SICA), siendo su vínculo e intervención sólo en caso de contrato.

La situación de los trabajadores se encuentra altamente vinculada a la formación de las empresas de la Industria.

De las empresas que se encuentran actualmente en funcionamiento y que brindan sus servicios no hay información oficial. Sería interesante llevar adelante un relevamiento sobre su conformación, cantidad de empleados, modo de contratación y tipo de empresa (pyme, microempresa, emprendimiento, autoempleo), como así también poder relevar la tecnología empleada, software, hardware y modo de adquisición.

Podría tomarse como una pequeña referencia las publicadas por la “Guía de Cine y Video”, donde se encuentran divididas por aérea de servicios. Puede observarse ciertas información que se desprende de su lectura: la misma empresa pública en más de un área, publicaciones de particulares ofreciendo servicios directos, la oferta de servicios de 3D supera a la oferta servicios de 2D (Guía de Cine y Video 2011).

Muchas de las productoras de animación ofrecen más de un servicio o puede suceder al revés, que productores clásicas comienzan a ofrecer el servicio de animación, cómo es el caso de la productora de Luis Puenzo.

 

 

– Marco Institucional: Asociaciones e Institutos

 

En los últimos 10 años ha habido un gran desarrollo en el área institucional. En el año 2005 se conforma la AACA (Asociación Argentina del Cine de Animación) la cuál reúne a diferentes actores del sector (productores, realizadores) y en el año 2008 recibe el reconocimiento de ASIFA (Associattion Internationale du Film D’Animation). Como derivado de este encuentro comienza a celebrarse a partir del año 2007 el Festival de “Expotoons” en la Argentina, con el objeto de promover, difundir y dar oportunidades a la industria. También se crea la “Asociación Argentina de Productores” (reúne solamente a empresas y compañías productoras, no trabajadores), la “Asociación Argentina de Productores Independientes” (realizadores sin fines comerciales) y la “Asociación Argentina de Productores de Videos Juegos”.

Entre los ámbitos académicos de enseñanza cabe destacarse la Escuela de Cine de Animación de Avellaneda y la cátedra dada en la carrera de “Diseño de Imagen y sonido” de la UBA, existiendo varios lugares de enseñanza particular y una gran cantidad de pequeños talleres. En el exterior, la oferta es mucho mayor, contándose entre ellas carreras de grado y de pos grado tanto en España como en México.

 

 

– Conclusión

 

Hasta el momento, en la Argentina, el avance de la Industria de la Animación se ha dado principalmente por iniciativa privada, como es el caso de Luis Puenzo y Juan José Campanella, y sin tipo alguno de análisis o investigación previa en el campo, es decir, no mediante un proceso de planeamiento y estudio sino mediante procedimientos de prueba y error. La multiplicidad de áreas y campos que se ofrecen actualmente para su desarrollo, así como su incidencia en otras Industrias Culturales y en la Industria del Ocio y el Entretenimiento, junto con la posibilidad de ser un servicio de producción desterritorializada hacen de la Industria de la Animación un interesante campo de inversión y desarrollo.

Debido a la falta de datos e información sobre la misma, se hace necesario llevar a cabo investigaciones más detalladas y relevamientos específicos de sus diferentes áreas y actores para poder determinar políticas específicas para dinamizar y potenciar su desarrollo, de esta manera, se evitará que las “pruebas” se conviertan en “errores” y se ayudará a los participantes de la Industria a tomar decisiones más precisas y acertadas.

 

 

Bibliografía

DI NÚBILA, D. 1960. Historia del Cine Argentino, Tomo 1. Cruz de Malta, Buenos Aires,

RAMA, C. 2003. Las industrias culturales en la era digital, Eudeba: Buenos Aires)

S.F. , 2011: Puenzo: “el cine argentino estuvo en terapia pero el hilo no se cortó”. Nuestra Cultura 11, 6-7.

S.F. , octubre 10, 2010. Juan José Campanella: un “Metegol” que ya tiene voz. Clarín. Disponible en:

http://www.clarin.com/espectaculos/Juan-Jose-Campanella-Metegol-voz_0_355764597.html

 

Referencias

http://www.cinenacional.com/personas/index.php?persona=4604

http://es.wikipedia.org/wiki/Commodore_64

http://es.wikipedia.org/wiki/Autodesk_AutoCAD

http://es.wikipedia.org/wiki/Silicon_Graphics

http://beta.toonboom.com/

http://www.lanacion.com.ar/1232909-la-apuesta-argentina-en-animacion-digital

http://www.guiacineyvideo.com.ar/informacion_general.dir/guias.htm

error: Content is protected !!